MOSAICO, 15-IX-012; y MOSAICO, 20-IX-012. Más fotos del desfile

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(EN LA PIEDAD. Fotos de Silviano)

Martínez Campos, 13/IX/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 13 de Septiembre.- LOS HÉROES DE la guerra, los libertarios desde luego, creo permanecerán aún buen rato entre nosotros y sus proclamas no perderán interés mientras las condiciones estrujantes de miseria nuestras, en algo parecidas a las que vivieron ellos, sigan vigentes. Los “héroes de la virtud”, pues depende, según  quiénes y como se nos presenten, porque parece que buena parte de nosotros, jóvenes sobre todo, hemos creado nuestros propios héroes, con ayuda desde luego de la cultura del espectáculo. Recuerdo aquellas impresiones de mi  edad temprana, cuando, reitero, teníamos qué elaborar nuestra propia banderita con “papel de china”, engrudo y una varita, a manera de asta y, a desfilar.  La mera verdad, sentíase uno parte de aquella fiesta, extendida en días septembrinos a todo México, con sus ¡Vivas! a grito abierto la noche del Grito. Y cómo vibraba uno a los acordes de La Marcha de Zacatecas, imprescindible, entonces, en todo acto cívico. Marcha imprescindible también según creo recordar, como pieza de baile durante jolgorios campiranos, a la par del Zopilote Mojado. Llevamos a la Patria, pues, por dentro, con su folclore, sus recuerdos y las gestas de “los héroes que nos dieron patria”. Y en cuanto a los héroes, hay para escoger y en eso mucho nos ayuda el cine y sus obras de arte del tiempo clásico. Si entre el audaz Hidalgo que se enfrentó a los grandísimos poderes de su, tiempo, y no sólo los virreinales o el mesurado Morelos que dejó legados de humanismo con sus sentimientos sociales.  Y luego los héroes de la Revolución Mexicana, glorificados más aún por el cine, en mucho pedagógico a través de los magistrales actores de la misma época. Y hay para escoger, al fin y al cabo todos los luchadores como Madero, Villa, Zapata, Carranza, contribuyeron a que se gestara un nuevo México, que se prolongó en obras, matizado de autoritarismo, y que ahora se reedita con el viejo partido en el poder, que esperamos retome lo realmente revolucionario de su origen, a la altura del pueblo mexicano que lo merece.  AQUÍ, Y  AHORA, esta misma mañana, a esta misma hora, debe ser el homenaje a Los Niños Héroes, allá por el mirador, en la Plaza Presidente Ricardo Guzmán Romero, mombrada así en su memoria, donde allí mismo se  rindió un homenaje el año pasado, al alcalde victimado y donde él mismo la inauguró un 13 de septiembre. A REEDUCARNOS, NO hay de otra, nos lo urgen los tiempos. No sé si para ello, sea el enfoque adecuado de información y formación. En todo caso, informarnos y seguir el ejemplo de los héroes. Algo es algo. Aquí la administración municipal informó que los estudiantes piedadenses, en un porcentaje del once y medio por ciento de  entre cinco y 19 años, reciben una beca municipal. “Para apoyar sus estudios de primaria, secundaria, bachillerato o universidad. Esto de acuerdo a las cifras del Censo de Población y Vivienda 2010 y la dirección de educación del Gobierno Municipal”, se informa. Y “ Actualmente se otorgan más de tres mil 300 becas por parte del municipio. La población total de entre cinco y 19 años en La Piedad suma 28 mil 969 personas lo que da esta cifra aproximada según los resultados obtenidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).Para este periodo se tiene una disponibilidad de 760 becas y será hasta el 14 de septiembre que se recibirán documentos para aquellos estudiantes que aspiren a obtener este apoyo de parte del municipio para niños y jóvenes con calificaciones superiores a ocho punto cinco.”  SI DE INFORMACIÓN se trata, ciertamente no falta, sino más bien sobra. Quienes venimos del ámbito rural y de tiempos más o menos cercanos (una generación) al fin de la Revolución Mexicana, percibimos el formidable cambio en los medios de educación. Ese formidable instrumento de la Internet, donde se encuentra cuanto tema se quiere, nos proporciona instrumentos de estudio, como gigantescas bibliotecas y sin ser competente en cuestiones de enseñanza, considero que sólo basta quién nos enseñe a usar la formidable herramienta y a discernir qué y cómo y cuándo aprovechar. Las instituciones públicas y privadas, pues, con sus maestros debidamente evaluados, como se dice ahora. Y si, para decir algo, en algún colegio católico de antaño eran modelos juveniles Luis Gonzaga, Domingo Sabio y Juan Berckmann (¿asì?), convencer ahora a la juventud de que bien pueden ser modelos, clérigos o laicos, cada quien en su campo, personajes como Teresa de Calcuta, Nelson Mandela, Martin Luther King, Teilhard de Chardin, Leonardo Boff, Juan Pablo o Benedicto, y un larguísimo etcétera, no sólo héroes del deporte, o del espectáculo, a quienes desde luego también necesitamos para que nos enseñen la bondad del mundo y el valor del ser humano. Porque a como están las cosas, ya no bastan ni sólo las instituciones tan valiosas como la ONU y su agencia la UNESCO, sino se requiere que nos encaminemos hacia la unanimidad (un espíritu de unión universal, de simpatía, pues) como condición para desarmarnos de tanta violencia e injusticia. Quien nos puso aquí, en este bello planeta azul, hará lo demás, es de creerse. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

+++++++++++

Martínez Campos, 20/IX/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 20 de Septiembre.- NO ME  LO tome a chunga, a broma,  pero a mi parecer lo  más importante que anunció el alcalde piedadense Hugo Anaya Avila, fue que la tradicional y famosa carrera de burros, será más institucional y mediante una especie de concurso,  se extenderá invitación a todas las comunidades para,  desde los eventos locales, seleccionar a los mejores  (burros y jinetes) para en una etapa final llevar la competencia a la misma cabecera del municipio. Así es de que a prepararse para participar el año próximo. DESDE LUEGO LOS festejos patrios no requieren promoción especial, porque con ellos sintonizamos desde hará más o menos dos siglos y nos alegramos y festejamos lo libres que somos,, aun cuando nos reste llegar a ser realmente libres en otras dimensiones de la vida, como la económica y la tecnológica y libres también de la invasión cultural que nos atosiga. Pero algo es algo, y nos alegramos y festejamos lo que hicieron aquellos sufrientes antepasados, los próceres que mencionamos a la hora del Grito, y muchos más que no mencionamos pero sí existieron. ASÍ QUE LOS festejos aquí  fueron de lo más pintoresco,  e interesante: selección de soberanas de las fiestas, su coronación; el desfile cívico a cargo de los escolares. La ceremonia del  Grito dado por el alcalde Anaya desde un balcón del edificio municipal, pero abajo, el portal apuntalado porque el techo desde hace años se mostró vulnerable a los grandes pesos y no soporta las aglomeraciones de por ejemplo, los brindis septembrinos.  EL DESFILE, PUES, exuberancia de vitalidad de cuerpos juveniles, estudiantes que celebran su grata presencia frente a un público entusiasta congregado por miles para aplaudirlos y confetearlos a lo largo de las calles céntricas. Maestros que a la disciplina obligada para organizar a sus cuadros estudiosos, dan con su presencia, también, alegría por su amor a la vida, ellos también juveniles en su aspecto, aunque algunos peinen canas. La presencia destacada de jinetes y caballos de la tradicional charrería y siempre aplaudida en sus contingentes, sus personas, sus amazonas . Los prestadores de servicios, como Cruz Roja, Bomberos y otros cuerpos de voluntarios, que exponen sus personas y sus equipos al  reconocimiento público, cuando en ocasiones de emergencia los exponen al  riesgo y al peligro a fin de salvar vida. Y desde luego la autoridad municipal, encabezada por su alcalde, el Ayuntamiento en pleno, pues, los servidores de niveles medios, que reciben su regalo de aplausos, cuando en otras ocasiones también, cual debe ser, reciben sus “presentes” de críticas, cuando fundadas, necesarias para el buen funcionamiento de la comunidad. REGRESO PUES A lo de los burros y sus carreras. Para nadie que vea tele, particularmente noticieros, es un secreto que las ciudades tronaron. Los estudiosos saben por qué, y el gigantismo en todos los aspectos de la vida, encontró sus límites. Incluida la por otras consideraciones formidable y maravillosa civilización que nos envuelve, la industrial. Las grandes ciudades se fueron formando por el gusto de vivir en ellas, por la concentración de las industrias, grandes o pequeñas, en ellas; por la facilidad que dio poco a poco la red de comunicaciones que se tejió en los territorios. Y también, porque al cambiar de rural a urbana nuestra sociedad, todo se centró en las ciudades y además, entre nosotros, las injusticias y los procederes de los señores de horca y cuchillo llamados caciques, coparon libertades e iniciativas y, la desolación en los campos propició la obligada migración hacia “el país de la abundancia”, emigración por hambre, pues.  FUE CUANDO, HOMBRES y mujeres preclaros, comenzaron a abrirnos los ojos y comenzamos a ver que algo no funcionaba, que había “límites al crecimiento”, la humanidad estaba en “una encrucijada”, nuestra civilización era maravillosa  pero depredadora en servicios de poderes absorbentes e inhumanos y que no, que lo grande gigantesco, no era tan bueno, y debíamos regresar a lo pequeño y desde allí también,  aun cuando no sólo, comenzar a  reconstruir lo destruido.  Y  valorar lo que somos y aquello de que disponemos, porque desde nuestro rinconcito, desde nuestro ombligo del mundo, también podemos regenerar nuestra tierrita, y  Nuestra Tierrita. CARRERAS DE BURROS que exalten, en el animalito de sus dos grandes antenas planetarias, a todo lo que vive en la Tierra y a los jinetes una loa por su vida sencilla; la comunidad que en su gusto por lo pequeño, convive para regenerar desde ella la tierra que acapararon otros y que otros destruyeron con sus químicas descontroladas; la comunidad que da gran valor a sus artesanías, porque nadie ha dicho que los pequeños talleres hayan pasado de moda, y de ellas recoge su sustento y enseña a los demás la riqueza de su arte; la comunidad que enseña a los demás cómo se elabora un mole o cocina un sencillo antojito, para contrarrestar los “usos y costumbres” que nos vienen de lejos, pero que contribuyen a crear obesos y por lo tanto enfermos. YA NOS DIMOS cuenta, de eso y más, y por eso, quiero pensarlo, “Unescos”, organismos civiles amantes de la vida, exaltan el valor de lo tradicional, de lo recibido. Y por eso a los altos niveles se crean, se promueven reservas ecológicas, patrimonios culturales, arquitectónicos, se premia y estimulan usos y costumbres que hagan comunidad. No sabíamos, pero los pueblos ancestrales valían más de lo que creíamos, y ahora ellos son nuestros maestros, para enseñarnos a convivir con la tierra, y con la Tierra. Nunca es tarde y por eso estamos aprendiendo, aun cuando no lo sabíamos. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com;  www.ziquitaromipueblito.wordpress.com;   www.silviano.wordpress.com).

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: