¡Qué es eso del ronco pecho!

Pues eso: del ronco pecho, lo que es no decir ni explicar nada. El dicho ese, a mi modo de ver, trata de expresar mediante un poquito de humor, que uno habla, se expresa, grita o balbucea, algo así como un pensamiento indecible, creyendo  además sentirse orgulloso, de que los demás lo entienden. Lo cual está por verse, porque a lo mejor uno ni siquiera se entiende a sí mismo. El Cristo de arriba, tiene su historia, en mi caminar ya bastante largo, más bien sinuoso, de 77 años cumpliditos. A mis 13 años, creo recordar, estudiaba mis dos últimos años de primaria, en la Escuela Apostólica de la Arquidiócesis de Puebla. Un día festivo, tal vez entre ricos helados hechos a mano en uno como bote, acompañada la nieve con galletitas, hubo una rifa. Me llovieron premios al azar y entre ellos el Cristo. Lo conservé de recuerdo, lo llevé a la casa paterna-materna y acompañó a Mamá Benita,  hasta sus últimos días. Quise conservarlo y ahora, entre libros, me acompaña mientras escribo, leo, o rumio recuerdos. Y sí, sí desde luego me persigno ante El, sobre todo al terminar la noche, o salir a la calle. Le llamo el Cristo de la Rifa,  pero no crea, estoy pensando que no me llegó por azar, sino como un regalo. Aquí está, pues y glorificado sea. (Silviano Martinez Campos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: